Presentación

“Nuestro centro, situado en un entorno excepcional por su paisaje, clima y tranquilidad, se caracteriza por la atención personalizada, las actividades con función terapéutica y la participación familiar”

    Nuestro centro ubicado en Benabarre a 25 minutos de Barbastro, abrió sus puertas  a principios del 1989. Permanentemente hemos ido adaptando y remodelando el centro a las distintas necesidades de los residentes.

   Ofrecemos atención centrada en la persona, con un equipo profesional  que garantiza asistencia especializada y de calidad. Contamos con atención médica las 24 horas del día. Además de integrar a los residentes en el día a día nos gusta que los familiares también participen en este proceso.

Residencia Benabarre

                                                                                                   Nuestro objetivo es mantener activos a  los mayores, y el mejor sitio es un lugar que perciban como su hogar. En el que puedan traer sus objetos más significativos, tomen decisiones y participen en actividades arraigadas a su estilo de vida: huerto, cuidado de animales, cocina, jardinería, biblioteca, costura, uso de nuevas tecnologías… El plan de cuidados se elabora en función de las necesidades del mayor, utilizando actividades y elementos terapéuticos ajustadas a sus gustos y preferencias.

     El diseño de la residencia permite espacios pequeños que garantizan la intimidad de los residentes, y salas comunes que permiten su sociabilización.

Entorno

Residencia Benabarre

     Benabarre es una pequeña localidad aragonesa de mil habitantes, que cuenta con todos los servicios necesarios para abastecer a la población (Centro de Atención Primaria y Urgencias, Farmacia, pequeño comercio, restauración, hospedaje, ocio, instalaciones deportivas, etc.).  Es la capital histórica y cultural de la Comarca de la Ribagorza y punto de convergencia de las culturas aragonesa y catalana, además de establecer vínculos con localidad francesa Aurignac, tras veinte años de hermanamiento.

      La Residencia, con espectaculares vistas al Castillo de los condes de la Ribagorza, la Sierra del Montsec y la naturaleza de sus alrededores, goza de la tranquilidad que ofrece el entorno además de las ventajas del clima seco del lugar, indicado desde hace muchos años por médicos especialistas para mejorar enfermedades respiratorias. Un lugar que garantiza el bienestar de cuántas  personas residen en él.